Dick Brave & The Backbeats

Seguro que quiénes me conocen, pero no a fondo, les resulte raro que  yo,  que he crecido al ritmo de una y mil músicas, no me gusten ni los programas musicales de TV, ni el cine musical, si bien no es cierto del todo, ya que si que hay cine musical que me gusta, y algún programa de música ha llegado a gustarme también, aunque reconozco que me resultan infumables (infumables por no usar un término más ordinario), como decía, me resultan “infumables” los programas de TV musicales (la gran mayoría), y la gran mayoría de peliculas musicales me resultan también “infumables.”, o en el mejor de los casos, soporíferas, ya que, lo que me gusta realmente… es la música, no las actuaciones “circénses”, demostrándome lo bien que bailan, o mucho peor aún, cuando se aprovecha el tirón de la fama, para llenar una sala de cine, con una actuación musical tras otra integradas “a cascoporro” en un guión precocinado, pero he aquí que en estos dias, estoy viendo una serie de televisión, de la cadena HBO americana, cadena de TV, a donde se mudaron todas las musas cuando se aburrierón de tanto culebrón de ciencia ficción (las tardes en el olimpo eran siempre muy dramáticas, eso además de cansar, produce acidez), la serie se llama Treme, y está ambientada en Nueva Orleans, que es como decir, que está ambientada en la música, seguramente hablaré de esta serie en otra ocasión, pues resonará su eco en mis recuerdos largo tiempo, hoy solo quiero escuchar, este tema que aparece en el primer episodio de la serie. Todos conocemos eso de que el amor no entiende de edades, y el Rock… ¿Entiende de edades el Rock?.

Ayer, hoy, y mañana seguro será otra vez el Rock, no es que no me emocionen otras músicas, solo es que el Rock lleva emocionándome toda la vida, no me falla, el rock, siempre el Rock.

Dick Brave (Wikipedia)

Anuncios