Birdsong

Birdsong es una mini-serie de dos capítulos producida por la BBC, basada en la novela homónima de Sebastian Faulks, narra las desventuras de un joven durante la gran guerra (primera guerra mundial), como cabe esperar se trata de una producción más que decente, con una destacable interpretación de Eddie Redmayne (el protagonista). Estamos ante un drama romántico muy duro, decapando a los personajes centrales, yo incluso diría que es cruel, de ese tipo de crueldad, imposible de existir sin la ayuda de la estupidez propia de los humanos. La historia es más que factible, no ya en un escenario de guerra mundial, historias como esta supongo que ocurren en todas latitudes y tiempos, para mi la cuestión es, que solo mediando la estupidez más cruel, más pura, pueden dos personas llegar a hacerse sufrir mutuamente tan tristemente, por desgracia esa “estupidez”, me consta que es más común de lo que sería deseable. La serie nos muestra no solo el drama romántico entre los protagonistas, vemos como el protagonista evoluciona/madura, como sus propios errores, miserias, hacen que se replanteé la forma en que se relaciona con el mundo. A pesar de todo, creo que como historia, funciona porque no se aparta de los santos cánones, pues no cuenta nada nuevo.

Recomiendo verla,  por supuesto: si no te van los dramas románticos, ahórratela. No apta para aquell@s de lágrima fácil. Aún no ha sido estrenada en España, por lo que tendrás que conformarte con verla subtitulada o esperar a que se estrene aquí.

Despedidas

Carátula de Despedidas

Carátula de Despedidas

Despedidas (oscar a la mejor película de habla no inglesa en 2008), es, uno de los mejores dramas que he visto en los últimos meses. Despedidas, es un engranaje de sentimientos, perfectamente orquestados en el tiempo, que no solo nos hace reflexionar, sino que nos deja hacerlo, con el mayor de los respetos hacia nosotros mismos. Despedidas, no solo busca llegar más allá de sus 131 minutos, sino que durante los mismos, nos involucra en los sentimientos de sus protagonistas, es una película a la que poder abandonarse, con la tranquilidad, de que todo se hará con el mayor de los respetos, hacia todo y hacia todos, con el mayor cariño, con la máxima sensibilidad, quedando muy lejos de trivializar sobre absolutamente nada.

Estamos ante un trabajo exquisito del director Yôjirô Takita,  donde cada ingrediente, está en su justa medida y en el justo momento, un control sobre los tiempos realmente extraordinario. Despedidas, es un bocado, un aperitivo exquisito tras otro, pero con el tiempo no justo, sino perfecto entre aperitivo y aperitivo, nos deja sobrecogernos con las texturas, con el sabor, para preparar nuestro paladar para el siguiente bocado, y esta escalera de sensaciones, está perfectamente diseñada, para que podamos deleitarnos como merece, con el bocado final. No se trata de contrastes, se trata de alcanzar un momento de sensibilidad suficientemente profundo, para que nos demos cuenta, que pequeños y que maravillosos podemos llegar a ser.

Catalogada como comedia, es sin paliativo alguno ni duda, un drama del más alto kilataje cinematográfico, catalogarla de comedia, evidencia no haberla comprendido en absoluto, lo que en este caso equivale a no haberla visto sentido. La recomiendo fervientemente.

[youtube:”http://www.youtube.com/watch?v=qsFwtYArUzk”%5D

El trailer es rematadamente malo.

El inocente

[youtube:”http://www.youtube.com/watch?v=oBAuw0kqhv8″%5D

Con esta cartelera que tenemos, que uno pasa de puntillas por ella, como un descalzo sobre unas brasas, no llegué a tiempo para “Medianoche en París“, y como ya he visto en calidad decente “Una dulce mentira” (de la que ya hablaré), en el “cine” de mi PC, decidí ver “El inocente“, dirigida por “Brad Furman“, un desconocido para mi, ya que su otra película (The take) no la he visto. Interpretada por Matthew McConaughey, del que siempre recuerdo “Tiempo de matar“, y mira que he visto más trabajos de él, pero solo me acuerdo de Tiempo de matar.

Carátula de "El Inocente"

Carátula de "El Inocente"

Es una película predecible, de cabo a rabo, y se va desinflando poco a poco. Es una de esas películas, en las que el protagonista, es un tío listo de verdad, es un ganador, uno de esos a los que es un error engañar y/o traicionar, y que si lo haces, lo pagarás muy caro. Sin embargo, se acaba la película, y te quedas esperando que el protagonista, haga pagar caras sus fechorías al malo.

Si leyendo lo anterior alguien piensa que Matthew McConaughey falló, que no esta a la altura, error, porque resulta que quizás sea lo mejor de la película, el aporta un toque de clase e inteligencia a su personaje, clase e inteligencia, que desde luego no tienen ní los diálogos, ni el guión en general, un guión que intenta salir adelante con unos cuantos momentos que no brillan lo suficiente como para salvar nada.

Para pasar el rato, pero no esperes gran cosa, es una película honesta, con buenas intenciones, pero no es cine de altos kilates, ni tampoco producto de gran divertimento.