Año y pico de paron…

Si supiera como hacerlo, si tuviera las agallas, amor propio, o lo que sea que haga falta, me pediría disculpas a mi mismo, pues sin duda, a quien más en fallado en mi vida ha sido a mi mismo, todo este tiempo de parón en esta precocinada web, es solo un “daño colateral” más. Ojala pudiera hablar de este o aquel asunto más o menos maravilloso, o productivo o simplemente entretenido, que me hubiera tenido apartado del Blog, pero lo cierto es que no hubo nada de eso, de hecho, más bien no ha habido más que la más letal de las rutinas, y no sé si me he abandonado a ella, o ha sido la maldita rutina la que se ha abandonado a mi, o peor aún, que en realidad no halla ninguna rutina, solo un tipo incapaz de ver, sentir, darse cuenta, de las maravillas del día a día, por desgracia, o estoy muy, pero que muy loco, o de esto último, espero no halla nada, quiero decir, que si hubiera alguna maravilla, no me pasaría desapercibida, y digo esto aún a riesgo de ser egoísta, y no quisiera.

En fin, esto es lo que hay, de todas formas, no hay contrato con el que cumplir, por fortuna.

Anuncios