El enigma del cuervo

Me costó convencer al personal para qué viéramos esta, no por nada, solo que las demás que tenía a mano, las había visto. Había leído, quizás escuchado en la radio, que empezaba algo insípida, para luego remendar la plana tornándose interesante, que va, malamente para pasar el rato, muy pobre, y eso que como prácticamente obligué a mis acompañantes a verla, les animé: “tranquis, que esto por lo visto se pone mejor luego”… he perdido muchos puntos como “recomendador”, la próxima vez ni me molesto, total, no me van a hacer caso (y con razón).

Es un quiero y no puedo que ni llega a thriller, ni a cine de aventuras, y encima, tenemos al pobre John Cusack, haciendo otra vez su papel, ese que tantas veces ha hecho, en fin, no hay tensión, no hay acción… hay que darle un empujoncito para que entre, pues cuesta tragársela, de hecho éramos tres, y uno acabó casi roncando.

James McTeigue (director de esta peli), es también el director de “V de Vendetta, película a la que tengo que darle otra oportunidad (si no me equivoco será la tercera oportunidad), pues en serio, que no me gusta, que si, que hay grandes cosas en ella (sobre todo mi bien amada Natalie Portman), pero ni la historia, ni el conjunto… para mi una cinta claramente sobrevalorada, supongo que en parte a causa de sus guionistas, los hermanos Wachouski (Matrix, Speed Racer), que también están sobrevalroados/mimados a más no poder, de acuerdo, hicieron Matrix (Speed Racer, seré bueno y no la comentaré), película que no siempre por fortuna, ha cambiado la forma en que se rueda cierto cine de acción, pero quítale esto y los notables FX… y Matrix es otra película del montón, que si no fuera por la decadencia del cine en general, y más aún del cine de ciencia-ficción… ya estaría relegada al olvido.

Volviendo a “El enigma el cuervo“, no puedo recomendarla, no cumple su función ni de lejos, tampoco puedo decir que sea un bodrio, si tienes tiempo para perder…

Anuncios

Birdsong

Birdsong es una mini-serie de dos capítulos producida por la BBC, basada en la novela homónima de Sebastian Faulks, narra las desventuras de un joven durante la gran guerra (primera guerra mundial), como cabe esperar se trata de una producción más que decente, con una destacable interpretación de Eddie Redmayne (el protagonista). Estamos ante un drama romántico muy duro, decapando a los personajes centrales, yo incluso diría que es cruel, de ese tipo de crueldad, imposible de existir sin la ayuda de la estupidez propia de los humanos. La historia es más que factible, no ya en un escenario de guerra mundial, historias como esta supongo que ocurren en todas latitudes y tiempos, para mi la cuestión es, que solo mediando la estupidez más cruel, más pura, pueden dos personas llegar a hacerse sufrir mutuamente tan tristemente, por desgracia esa “estupidez”, me consta que es más común de lo que sería deseable. La serie nos muestra no solo el drama romántico entre los protagonistas, vemos como el protagonista evoluciona/madura, como sus propios errores, miserias, hacen que se replanteé la forma en que se relaciona con el mundo. A pesar de todo, creo que como historia, funciona porque no se aparta de los santos cánones, pues no cuenta nada nuevo.

Recomiendo verla,  por supuesto: si no te van los dramas románticos, ahórratela. No apta para aquell@s de lágrima fácil. Aún no ha sido estrenada en España, por lo que tendrás que conformarte con verla subtitulada o esperar a que se estrene aquí.

Año y pico de paron…

Si supiera como hacerlo, si tuviera las agallas, amor propio, o lo que sea que haga falta, me pediría disculpas a mi mismo, pues sin duda, a quien más en fallado en mi vida ha sido a mi mismo, todo este tiempo de parón en esta precocinada web, es solo un “daño colateral” más. Ojala pudiera hablar de este o aquel asunto más o menos maravilloso, o productivo o simplemente entretenido, que me hubiera tenido apartado del Blog, pero lo cierto es que no hubo nada de eso, de hecho, más bien no ha habido más que la más letal de las rutinas, y no sé si me he abandonado a ella, o ha sido la maldita rutina la que se ha abandonado a mi, o peor aún, que en realidad no halla ninguna rutina, solo un tipo incapaz de ver, sentir, darse cuenta, de las maravillas del día a día, por desgracia, o estoy muy, pero que muy loco, o de esto último, espero no halla nada, quiero decir, que si hubiera alguna maravilla, no me pasaría desapercibida, y digo esto aún a riesgo de ser egoísta, y no quisiera.

En fin, esto es lo que hay, de todas formas, no hay contrato con el que cumplir, por fortuna.